El movimiento del Evangelio Completo y el pentecostalismo son dos corrientes dentro del cristianismo que comparten muchas similitudes, pero también tienen algunas diferencias significativas. Ambas corrientes tienen su origen en el siglo XIX y se centran en la importancia del Espíritu Santo en la vida cristiana. En este artículo exploraremos en profundidad las diferencias entre las iglesias de pleno evangelio y las iglesias pentecostales, así como sus creencias, prácticas y enfoques misioneros.

Origen y fundador del movimiento del Evangelio Completo

El movimiento del Evangelio Completo tuvo su origen a fines del siglo XIX, con el fundador A.B. Simpson. Simpson fue un pastor presbiteriano en Canadá que experimentó una transformación espiritual y comenzó a enfocarse en la obra del Espíritu Santo en la vida de los creyentes. A través de sus enseñanzas y escritos, Simpson desarrolló una teología basada en la idea de que el Espíritu Santo continúa haciendo hoy lo que hizo en los tiempos bíblicos. Este enfoque en el poder y la obra del Espíritu Santo sentó las bases para el movimiento del Evangelio Completo.

Bases teológicas del Evangelio Completo

Las bases teológicas del Evangelio Completo se centran en cuatro verdades fundamentales: la salvación, la santificación, la sanidad y el bautismo en el Espíritu Santo. Estas creencias se derivan de las enseñanzas de la Biblia y tienen como objetivo llevar a los creyentes a una vida plena y abundante en Cristo. El Evangelio Completo enfatiza la necesidad de una experiencia personal con el Espíritu Santo para experimentar la plenitud de la vida cristiana. Los creyentes son exhortados a buscar una relación íntima y continua con Dios, permitiendo que el Espíritu Santo los guíe y capacite para vivir vidas de fe y poder.

Creencias y prácticas de las iglesias de pleno evangelio

Las iglesias de pleno evangelio, influenciadas por el movimiento del Evangelio Completo, tienen una serie de creencias y prácticas en común. En primer lugar, creen en la Biblia como la Palabra de Dios inspirada y autoritativa. Consideran que todas las enseñanzas de la Biblia son aplicables en la actualidad y buscan vivir de acuerdo con sus principios. Además, creen en la salvación por la gracia a través de la fe en Jesucristo como único camino para la reconciliación con Dios.

En cuanto a las prácticas, las iglesias de pleno evangelio suelen ser muy dinámicas y carismáticas. Dan un alto valor a la alabanza y la adoración, creyendo que a través de la música y la participación activa de los creyentes en la adoración, se abre la puerta a la manifestación del Espíritu Santo. Además, creen en los dones del Espíritu Santo, como el don de lenguas, la profecía y la sanidad, y buscan impulsar a los creyentes a buscar estos dones y ejercerlos en la iglesia y en sus vidas cotidianas.

Creencias y prácticas de las iglesias pentecostales

Las iglesias pentecostales también tienen creencias y prácticas similares a las iglesias de pleno evangelio. Al igual que estas últimas, los pentecostales creen en la Biblia como la Palabra de Dios y en la salvación por la gracia a través de la fe en Jesucristo. Sin embargo, el énfasis principal de las iglesias pentecostales está en la experiencia del bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas.

Los pentecostales creen que el bautismo en el Espíritu Santo es una experiencia posterior a la salvación y que se manifiesta a través del don de lenguas, que es considerado una señal evidente de la presencia del Espíritu Santo en la vida del creyente. Esta experiencia del bautismo en el Espíritu Santo es vista como una capacidad sobrenatural para vivir una vida victoriosa y para ser testigos eficaces de Jesús.

Similitudes entre las iglesias de pleno evangelio y pentecostales

A pesar de sus diferencias, las iglesias de pleno evangelio y pentecostales comparten muchas similitudes. Ambas corrientes creen en la relevancia y la manifestación continua del Espíritu Santo en la vida de los creyentes. Ambas enfatizan la importancia de una relación personal con Dios y buscan vivir vidas santas y transformadas por el poder del Espíritu Santo.

Además, tanto las iglesias de pleno evangelio como las pentecostales creen en la sanidad divina y en los dones del Espíritu Santo. Buscan activamente experimentar y demostrar el poder de Dios a través de la oración, la adoración, la predicación de la Palabra y la participación en los dones espirituales. Ambas corrientes también tienen un enfoque misionero y evangelístico, buscando llevar el mensaje del Evangelio a todo el mundo.

Diferencias entre las iglesias de pleno evangelio y pentecostales

A pesar de las similitudes, también hay algunas diferencias entre las iglesias de pleno evangelio y pentecostales. La principal diferencia radica en el énfasis que cada corriente coloca en el bautismo en el Espíritu Santo y el don de lenguas. Mientras que las iglesias de pleno evangelio ven estas experiencias como parte de la vida cristiana, los pentecostales consideran que el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas son esenciales y necesarios para una auténtica experiencia cristiana.

Otra diferencia notoria es cómo se abordan los dones del Espíritu Santo. Mientras que las iglesias de pleno evangelio creen en una variedad de dones espirituales y animan a los creyentes a buscar y ejercer estos dones, las iglesias pentecostales tienden a enfocarse más en el don de lenguas y la profecía como principales manifestaciones de los dones espirituales.

Por último, otro aspecto a considerar es la estructura organizativa de las iglesias. Las iglesias pentecostales suelen tener una estructura más jerárquica, con líderes y pastores que ejercen un mayor grado de autoridad y toman decisiones importantes en nombre de la congregación. Por otro lado, las iglesias de pleno evangelio suelen ser más democráticas y descentralizadas, permitiendo una mayor participación y toma de decisiones por parte de los miembros de la iglesia.

La importancia del Espíritu Santo en ambos movimientos

Tanto las iglesias de pleno evangelio como las pentecostales reconocen la importancia del Espíritu Santo en la vida de los creyentes. Ambas corrientes creen en la obra del Espíritu Santo en la salvación, la santificación y la capacitación para el ministerio. El Espíritu Santo es considerado como el maestro, guía y consolador de los creyentes, y se le atribuye la capacidad de transformar vidas y llevar a cabo milagros.

En ambos movimientos, la experiencia personal del Espíritu Santo es fundamental. Se anima a los creyentes a abrirse y permitir que el Espíritu Santo los llene y dirija en sus vidas diarias. Además, se cree que el Espíritu Santo otorga dones y capacidades sobrenaturales que son necesarios para el cumplimiento del propósito de Dios en la tierra.

Experiencias religiosas y manifestaciones espirituales en las iglesias de pleno evangelio y pentecostales

Las experiencias religiosas y las manifestaciones espirituales en las iglesias de pleno evangelio y pentecostales son diversas y pueden variar de una congregación a otra. Ambas corrientes enfatizan la importancia de la adoración, la predicación de la Palabra, la oración y la comunión con Dios como medios para experimentar la presencia y el poder del Espíritu Santo.

En las iglesias de pleno evangelio, las manifestaciones espirituales pueden incluir la sanidad divina, los dones de lenguas, la profecía, la manifestación de la gloria de Dios, entre otros. Se cree que estas manifestaciones son resultado de la presencia del Espíritu Santo y se buscan de manera activa en los servicios de adoración y en la vida cotidiana de los creyentes.

En las iglesias pentecostales, el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas son considerados una experiencia esencial y evidente de la presencia del Espíritu Santo en la vida del creyente. Estas manifestaciones pueden ocurrir tanto en los servicios de adoración como en momentos de oración personal. Además, se puede dar lugar a otras manifestaciones espirituales, como la profecía, la interpretación de lenguas y la manifestación de los dones del Espíritu Santo.

Enfoque misionero y evangelístico de las iglesias de pleno evangelio y pentecostales

Las iglesias de pleno evangelio y pentecostales tienen un fuerte enfoque misionero y evangelístico. Ambas corrientes creen en la Gran Comisión dada por Jesús de llevar el Evangelio a todo el mundo y hacer discípulos de todas las naciones.

Las iglesias de pleno evangelio buscan alcanzar a las personas en todas las áreas de la sociedad, tanto a nivel local como global. Se enfocan en la predicación, la enseñanza y el discipulado, así como en la atención de las necesidades físicas y emocionales de las personas. El movimiento del Evangelio Completo ha sido particularmente influyente en el campo de las misiones, enviando misioneros a países de todo el mundo para llevar el mensaje del Evangelio.

Las iglesias pentecostales también tienen un fuerte enfoque misionero y evangelístico. Creen en la necesidad de llevar el mensaje del Evangelio a toda persona, y muchos pentecostales están activamente involucrados en misiones y evangelismo a nivel local e internacional. Además, las manifestaciones del Espíritu Santo, como el hablar en lenguas y la profecía, se consideran herramientas poderosas para el testimonio y la evangelización.

Conclusiones sobre la diferencia entre iglesia de pleno evangelio y pentecostal

Las iglesias de pleno evangelio y las iglesias pentecostales comparten muchas similitudes y tienen un enfoque común en el poder y la obra del Espíritu Santo en la vida de los creyentes. Ambas corrientes creen en la Biblia como la Palabra de Dios inspirada y en la salvación por la gracia a través de la fe en Jesucristo. Ambas también enfatizan la adoración, la predicación de la Palabra, la oración y la comunión con Dios como medios para experimentar la presencia y el poder del Espíritu Santo.

Sin embargo, también existen algunas diferencias significativas entre las dos corrientes. Las iglesias de pleno evangelio ven las experiencias del bautismo en el Espíritu Santo y los dones del Espíritu Santo como parte de la vida cristiana, pero no como esenciales para la salvación. Por otro lado, las iglesias pentecostales consideran que el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas son esenciales y necesarios para una auténtica experiencia cristiana.

En última instancia, tanto las iglesias de pleno evangelio como las pentecostales comparten el deseo de vivir una vida llena del Espíritu Santo y de llevar el mensaje del Evangelio a todo el mundo. Cada movimiento tiene su propia interpretación y énfasis en la obra del Espíritu Santo, pero ambos buscan ser testigos poderosos de Jesús y experimentar la plenitud de la vida cristiana.

Foto del avatar

por Diego Rodriguez Merlo

Se destaca como un apasionado escritor de posts sobre la Biblia. Su profundo interés por la espiritualidad y la teología le llevó a compartir valiosas reflexiones en plataformas digitales. Graduado en Literatura, combina su amor por la palabra escrita con su devoción por la Biblia. Busca iluminar y inspirar a sus seguidores, ofreciendo interpretaciones perspicaces y perspectivas personales sobre los textos sagrados.