En la historia del pueblo de Israel, el tabernáculo y posteriormente el templo desempeñaron un papel fundamental en su relación con Dios. Estos lugares sagrados eran el punto de encuentro entre Dios y su pueblo, y en ellos se manifestaba su presencia de manera especial. El tabernáculo era una tienda de campaña portátil que fue construida según las instrucciones divinas dadas a Moisés. Por otro lado, el templo fue construido por el rey Salomón en Jerusalén para ser la morada permanente de Dios. Ambos lugares simbolizaban la santidad y la presencia de Dios en medio de su pueblo.

El Lugar Santo y el Lugar Santísimo

Dentro del tabernáculo y el templo, había una división clara entre el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. El Lugar Santo era el primer recinto que se encontraba al entrar en el tabernáculo o en el templo. En este lugar se encontraban el candelabro de oro, la mesa de los panes de la proposición y el altar del incienso. Era un lugar sagrado, pero no tan sagrado como el Lugar Santísimo.

El Lugar Santísimo, por otro lado, era el lugar más sagrado del tabernáculo y del templo. Solo el sumo sacerdote podía ingresar a este lugar una vez al año, en el día de la expiación, para hacer sacrificios y rociar la sangre en el propiciatorio, el lugar donde se manifestaba la presencia de Dios. En el Lugar Santísimo se encontraba el Arca del Pacto, que representaba la presencia divina y contenía las tablas de la ley dadas a Moisés en el monte Sinaí.

Restricciones de acceso al Lugar Santísimo

El acceso al Lugar Santísimo estaba restringido para el pueblo en general. Solo el sumo sacerdote, que era el representante del pueblo ante Dios, podía ingresar a este lugar sagrado una vez al año. Además, debía seguir estrictamente las ceremonias y rituales establecidos por Dios para poder entrar sin ser destruido por su santidad. Si alguien más se atrevía a entrar en el Lugar Santísimo, sería condenado a muerte instantáneamente.

Tal vez te interesaLa perseverancia según la Biblia: ¿Qué significa perseverar?La perseverancia según la Biblia: ¿Qué significa perseverar?

Esta restricción de acceso al Lugar Santísimo simbolizaba la separación entre Dios y el hombre debido al pecado. El pecado separa al hombre de Dios y lo hace indigno de acercarse a su presencia. Solo a través de la mediación del sumo sacerdote y la expiación de los pecados era posible restablecer la comunión con Dios.

El papel del sumo sacerdote en el Lugar Santísimo

El sumo sacerdote tenía un papel crucial en el Lugar Santísimo. Era su responsabilidad representar al pueblo de Israel ante Dios y llevar a cabo los rituales de expiación de los pecados. En el día de la expiación, el sumo sacerdote ingresaba al Lugar Santísimo con sangre de animales y rociaba esta sangre sobre el propiciatorio. De esta manera, se cubrían los pecados del pueblo y se restablecía la comunión con Dios.

El sumo sacerdote debía prepararse cuidadosamente antes de ingresar al Lugar Santísimo. Se lavaba y se vestía con vestiduras especiales, llevando consigo el incienso y la sangre de los animales sacrificados. También debía ofrecer sacrificios por sus propios pecados antes de entrar en la presencia de Dios. Todo esto ilustraba la santidad de Dios y la necesidad de una expiación para acercarse a él.

El velo del templo y su significado

Uno de los elementos más destacados en el tabernáculo y en el templo era el velo que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo. Este velo era una cortina hecha de tela fina y tejida con hilos de distintos colores. Su grosor y su peso hacían que fuera imposible de rasgar por cualquier persona.

Tal vez te interesa¿Ama Dios a las personas que están en el infierno?¿Ama Dios a las personas que están en el infierno?

El velo del templo tenía un significado simbólico muy profundo. Representaba la separación entre Dios y el hombre debido al pecado. Solo el sumo sacerdote, como mediador, podía traspasar este velo y entrar en la presencia de Dios en el Lugar Santísimo. El velo recordaba constantemente al pueblo de Israel que había una barrera infranqueable entre ellos y su Creador.

Acceso a Dios a través de la muerte de Jesús

Sin embargo, todo esto cambió con la muerte de Jesús en la cruz. Cuando Jesús entregó su vida como sacrificio perfecto por nuestros pecados, el velo del templo se rasgó de arriba abajo, simbolizando que ya no había barreras entre Dios y el hombre. Con su muerte, Jesús abrió el camino para que todos pudiéramos tener acceso directo a Dios.

Ya no era necesaria la mediación del sumo sacerdote ni los sacrificios de animales. Jesús se convirtió en nuestro sumo sacerdote eterno, que intercede por nosotros delante del Padre. A través de la fe en Jesús y su sacrificio, podemos acercarnos a Dios confiadamente y encontrar perdón, reconciliación y vida eterna en su presencia.

La confianza y seguridad en la presencia de Dios mediante la fe en Jesús

La muerte de Jesús en la cruz nos brinda una confianza y seguridad inconmensurables en la presencia de Dios. Ya no tenemos que temer acercarnos a él, porque Jesús nos ha reconciliado con el Padre y nos ha otorgado libre acceso a su presencia. Podemos entrar audazmente en el Lugar Santísimo, no físico pero espiritual, por medio de la fe en Jesús.

Tal vez te interesa¿Cómo nos sometemos completamente a Dios?

Nuestra relación con Dios ya no está basada en rituales externos ni en el cumplimiento de la ley, sino en una fe viva en Jesús y en su obra redentora. A través de él, hemos sido hechos hijos adoptivos de Dios y hemos recibido el Espíritu Santo, que nos guía y nos capacita para vivir una vida en comunión con Dios.

El Lugar Santísimo en el tabernáculo y el templo representaba la presencia sagrada de Dios y estaba restringido al acceso de todos, excepto del sumo sacerdote. Sin embargo, a través de la muerte de Jesús en la cruz, el velo se rasgó y ahora todos tenemos acceso directo a la presencia de Dios. Ya no necesitamos de intermediarios ni de rituales externos para acercarnos a él, sino que podemos confiar en la obra redentora de Jesús y tener una relación íntima y personal con el Creador del universo. En Jesús, encontramos perdón, restauración y plena seguridad en la presencia de Dios.

Foto del avatar

por Carlos Martín Sánchez

En mi papel como ferviente experto en teología, ofrezco valiosos conocimientos a la comunidad. Busco compartir perspectivas iluminadoras y fomentar la comprensión teológica.