Es común que en diferentes tradiciones religiosas surjan dudas y preguntas acerca de cómo y a quién debemos dirigir nuestras oraciones. Dentro de este contexto, surge la interrogante sobre si es correcto orar a los ángeles. Con el objetivo de proporcionar una perspectiva bíblica sobre este tema, exploraremos las bases fundamentales de la oración, el papel de los ángeles y las instrucciones que la Biblia nos ofrece sobre cómo debemos orar.

¿Es correcto orar a los ángeles?

En primer lugar, surge la pregunta de si es apropiado o no orar a los ángeles. Basados en una perspectiva bíblica, la respuesta es clara: no es correcto orar a los ángeles. La oración es un acto de adoración y devoción, y según las Escrituras, solo debemos dirigir nuestras oraciones a Dios. En el libro de Éxodo, específicamente en el capítulo 34, versículo 14, se nos insta a no adorar a ningún otro dios, y eso incluye a los ángeles.

La base bíblica de la oración

La Biblia nos muestra que la oración es un medio por el cual nos comunicamos con Dios. A través de la oración, expresamos nuestros anhelos, preocupaciones, agradecimientos y alabanzas al Creador. En el libro de Salmos, encontramos numerosos ejemplos de oraciones de adoración y súplica dirigidas a Dios. También se nos enseña que la oración debe ser constante, como se menciona en 1 Tesalonicenses 5:16-18: «Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús».

La oración como acto de adoración

La oración es un acto de adoración y rendición a Dios. A través de ella, reconocemos su soberanía, su poder y su amor por nosotros. En muchas ocasiones, Jesús mismo nos enseñó a orar, y en el modelo de oración conocido como el «Padre Nuestro» se enfatiza la adoración a Dios como nuestro Padre celestial. En este modelo de oración, no se menciona ni se sugiere la idea de orar a los ángeles u otros seres celestiales.

Tal vez te interesa¿Es incorrecto tener imágenes de Jesús?¿Es incorrecto tener imágenes de Jesús?

La enseñanza de Cristo sobre la oración

Jesús, como Maestro y Salvador, nos dejó enseñanzas claras sobre cómo debemos orar. En el evangelio de Mateo, capítulo 6, versículos 5-6, Jesús nos advierte sobre la hipocresía en la oración y nos instruye a orar en privado, en lugar de buscar la aprobación de los demás. Además, en el versículo 9 del mismo capítulo, nos entrega el modelo de oración conocido como el «Padre Nuestro», en el cual se enfatiza la adoración y súplica dirigida únicamente a Dios.

Limitaciones de los ángeles en relación a las bendiciones y solicitudes

Si bien los ángeles son seres celestiales y poseen poderes y atributos especiales, están sujetos a las limitaciones establecidas por Dios. Los ángeles no tienen el poder de otorgar las bendiciones y solicitudes que solo Dios puede dar. En el libro de Apocalipsis, capítulo 19, versículo 10, el ángel le dice al apóstol Juan: «Adora a Dios. Pues el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía». Esto deja claro que la adoración y la oración deben dirigirse exclusivamente a Dios, y no a los ángeles.

La intercesión de Jesús y el Espíritu Santo

Al considerar la oración, es importante tener en cuenta la intercesión de Jesús y el Espíritu Santo en nuestro favor. La Biblia nos enseña que Jesús, como nuestro Salvador y Mediador, intercede por nosotros ante el Padre. En Hebreos 7:25 se nos dice que «por eso también puede salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos». Del mismo modo, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad, intercediendo por nosotros de acuerdo a la voluntad de Dios, como se menciona en Romanos 8:26-27.

¿Cómo debemos orar según la Biblia?

La Biblia nos proporciona instrucciones claras sobre cómo debemos orar. A continuación, mencionaremos algunos aspectos clave:

Tal vez te interesa¿Es Jesús nuestro hermano o nuestro padre?

1. Orar con sinceridad y humildad

Debemos acercarnos a Dios en oración con sinceridad y humildad. Jesús nos enseñó en Mateo 6:5 a no orar con hipocresía, buscando la aprobación de los demás. En cambio, debemos orar en privado, reconociendo nuestra dependencia de Dios y expresando honestamente nuestros anhelos y preocupaciones.

2. Orar en el nombre de Jesús

La Biblia nos enseña a orar en el nombre de Jesús. Esto implica reconocer a Jesús como nuestro Salvador y Mediador, y confiar en su autoridad y poder. En Juan 14:13-14, Jesús dice: «Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pedís en mi nombre, yo lo haré».

3. Orar conforme a la voluntad de Dios

Es importante que nuestras oraciones estén alineadas con la voluntad de Dios. Debemos buscar la guía del Espíritu Santo para saber qué debemos pedir y cómo debemos hacerlo. En 1 Juan 5:14-15, se nos asegura que si pedimos algo conforme a la voluntad de Dios, él nos escucha y nos concede lo que le pedimos.

4. Orar con gratitud

La gratitud es un elemento esencial en la oración. Debemos expresar nuestro agradecimiento a Dios por sus bendiciones y por sus respuestas a nuestras oraciones. En Filipenses 4:6 se nos insta a «no estar afanosos por nada, sino que en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios».

Tal vez te interesa¿Es María la madre de Dios (Theotokos)?¿Es María la madre de Dios (Theotokos)?

5. Orar constantemente

La Biblia nos llama a orar constantemente, a tener una vida de oración constante y perseverante. En 1 Tesalonicenses 5:17 se nos insta a «orar sin cesar». Esto no significa que debamos estar en oración ininterrumpida, sino que nuestra actitud y disposición deben ser de comunicación constante con Dios a través de la oración.

6. Orar por los demás

La Biblia también nos anima a orar por los demás, intercediendo por sus necesidades y bendiciones. En Efesios 6:18 se nos exhorta a «orar en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos».

7. Orar con fe

La fe es fundamental en la oración. Debemos confiar en la promesa de Dios de escuchar y responder nuestras oraciones. En Marcos 11:24, Jesús nos enseña: «Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá».

Conclusiones y recomendaciones finales

A la luz de la enseñanza bíblica, queda claro que orar a los ángeles no tiene respaldo ni fundamentos sólidos. La oración es un acto de adoración y comunicación con Dios, y solo debemos dirigir nuestras oraciones a él. Jesús, nuestro Salvador y Mediador, intercede por nosotros ante el Padre, y el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Siguiendo las instrucciones y principios bíblicos, debemos orar con sinceridad, humildad, en el nombre de Jesús y conforme a la voluntad de Dios. Asimismo, debemos orar constantemente, con gratitud, por los demás, y con fe en la respuesta de Dios.

Orar a los ángeles es incorrecto según la enseñanza bíblica. Nuestra adoración y súplicas deben ser dirigidas únicamente a Dios, reconociendo su poder, soberanía y amor infinito. Que esta reflexión nos ayude a acercarnos más a Dios en oración, buscando su guía, su paz y su bendición en todas las áreas de nuestra vida.

Foto del avatar

por Carlos Martín Sánchez

En mi papel como ferviente experto en teología, ofrezco valiosos conocimientos a la comunidad. Busco compartir perspectivas iluminadoras y fomentar la comprensión teológica.