En Mateo 24:12, Jesús pronuncia una profecía que habla sobre el enfriamiento del amor en los últimos días. Esta profecía se ha convertido en una advertencia para los creyentes, ya que nos muestra una realidad preocupante en la que el amor de muchos se enfriará. En este artículo, exploraremos la explicación de esta profecía y analizaremos las características de los últimos días según las palabras de Jesús. También examinaremos cómo la maldad puede afectar al amor y qué podemos hacer para evitar que nuestro amor se enfríe en estos tiempos difíciles.

Mateo 24:12 y la profecía del enfriamiento del amor

Según el evangelio de Mateo, Jesús advirtió a sus discípulos sobre los acontecimientos que tendrían lugar en los últimos días. En Mateo 24:12, Jesús dice: «Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará». Esta declaración es una profecía que revela una verdad inquietante: en los últimos días, la maldad prevalecerá y provocará que el amor se enfríe en el corazón de muchas personas.

Es importante tener en cuenta que Jesús no estaba hablando de un enfriamiento del amor en general, sino específicamente en el contexto de los últimos días. Esta profecía nos muestra que, a medida que nos acercamos al fin de los tiempos, la maldad aumentará y esto tendrá un impacto negativo en el amor.

Los últimos días y sus características predichas por Jesús

En Mateo 24, Jesús proporciona una descripción detallada de los últimos días y los eventos que ocurrirán antes de su segunda venida. Algunas de las características mencionadas por Jesús incluyen: la aparición de falsos Cristos y falsos profetas, guerras y rumores de guerras, terremotos y hambrunas, persecución de los seguidores de Cristo, y el aumento de la iniquidad. Estas características sirven como señales de los tiempos finales y nos alertan sobre lo que vendrá.

Tal vez te interesaLa perspectiva preterista de Apocalipsis y el fin de los tiemposLa perspectiva preterista de Apocalipsis y el fin de los tiempos

Es en medio de estas circunstancias difíciles que el amor de muchos se enfriará. La presencia de la maldad y la violencia puede desmoralizar a las personas y hacer que se alejen del amor fraterno y del amor a Dios. Es por eso que es crucial entender la naturaleza de estos eventos y cómo pueden afectar nuestra fe y nuestro amor.

La maldad y su influencia en el amor

La maldad tiene un impacto directo en el amor. Cuando el corazón de las personas se llena de maldad y egoísmo, se vuelven menos inclinadas a amar y cuidar a los demás. La maldad se manifiesta en la injusticia, la envidia, el odio y la violencia, y estas actitudes contrarias al amor pueden debilitar nuestra capacidad para amar a los demás.

En los últimos días, la maldad se multiplicará y su influencia se extenderá ampliamente. Esta propagación de la maldad puede tener un impacto negativo en nuestras relaciones y en nuestra capacidad para amar a los demás. En lugar de amar al prójimo y actuar de acuerdo con los principios del amor cristiano, podemos ser tentados a responder con ira, venganza o indiferencia. Sin embargo, es importante recordar que el amor es un mandamiento de Dios y que debemos esforzarnos por mantenerlo vivo incluso en medio de la maldad que nos rodea.

La importancia de perseverar en el amor a pesar de las circunstancias

A pesar de las circunstancias difíciles y del enfriamiento del amor que podemos presenciar a nuestro alrededor, es crucial que perseveremos en el amor. El amor es la base de nuestra fe y es la forma en que demostramos nuestro amor a Dios y a nuestros semejantes.

Tal vez te interesaLa profecía sobre Jesús siendo llamado Nazareno en Mateo 2:23La profecía sobre Jesús siendo llamado Nazareno en Mateo 2:23

En los últimos días, habrá momentos en los que el amor será puesto a prueba. Podemos enfrentar persecución, oposición y desafíos que nos harán cuestionarnos si vale la pena continuar amando. Sin embargo, debemos recordar que el amor es un mandamiento de Dios, y que nuestra fidelidad a Él implica seguir amando a pesar de las circunstancias adversas.

En lugar de permitir que el enfriamiento del amor nos debilite, debemos buscar la fortaleza en Dios y encontrar inspiración en Su amor incondicional. Debemos recordar las palabras de Jesús: «En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo» (Juan 16:33). Al confiar en Dios y aferrarnos a Su amor, podemos resistir el enfriamiento del amor y seguir amando a pesar de las circunstancias.

Cómo evitar que nuestro amor se enfríe

Es importante tomar medidas para evitar que nuestro amor se enfríe en estos tiempos finales. Aquí hay algunas formas de hacerlo:

1. Mantener una relación cercana con Dios: La relación con Dios es fundamental para mantener nuestro amor vivo. A través de la oración, la lectura de la Palabra de Dios y la comunión con otros creyentes, fortalecemos nuestra conexión con Él y recibimos la gracia y el poder necesarios para amar a los demás.

Tal vez te interesaLa resurrección según la Biblia: ¿Cuándo ocurrirá?La resurrección según la Biblia: ¿Cuándo ocurrirá?

2. Practicar el amor en acción: El amor no es solo un sentimiento, sino también una acción. Debemos esforzarnos por amar a los demás de manera tangible, demostrando generosidad, compasión y respeto. Esto incluye perdonar a aquellos que nos han hecho daño y buscar la reconciliación en nuestras relaciones.

3. Estar atentos a las influencias negativas: En estos tiempos finales, estamos rodeados de influencias negativas que pueden afectar nuestro amor. Debemos ser conscientes de los medios de comunicación, las redes sociales y las personas tóxicas que pueden sembrar semillas de discordia y odio en nuestros corazones. Debemos protegernos de estas influencias y rodearnos de aquellos que nos animan a amar y a vivir según los principios cristianos.

4. Cultivar el fruto del Espíritu: En Gálatas 5:22-23, se enumeran los frutos del Espíritu, que incluyen amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Debemos cultivar estos frutos en nuestra vida diaria, permitiendo que el Espíritu Santo nos guíe y transforme para que podamos amar a los demás de la manera en que Dios nos ama a nosotros.

5. Buscar la unidad y la reconciliación: En estos tiempos finales, es importante buscar la unidad y la reconciliación entre los creyentes. Debemos unirnos en amor y dejar de lado nuestras diferencias para que el mundo pueda ver el poder del amor de Dios en nuestras vidas.

Examinándonos a nosotros mismos en busca de signos de enfriamiento del amor

A medida que nos acercamos a los últimos días, es importante examinarnos a nosotros mismos en busca de signos de enfriamiento del amor. Aquí hay algunas señales de que nuestro amor puede estar enfriándose:

– La falta de interés en el bienestar de los demás.
– La indiferencia hacia las necesidades de los demás.
– La falta de compasión y empatía.
– La tendencia a juzgar y criticar a los demás en lugar de amarlos.
– La falta de perdón y la retención de resentimientos.

Si nos encontramos experimentando alguno de estos signos, es importante reconocerlos y tomar medidas para revertirlos. Debemos recordar que el amor es un mandamiento de Dios y que es la base de nuestra fe. Al examinarnos a nosotros mismos y reconocer las áreas en las que nuestro amor puede estar enfriándose, podemos tomar medidas para fortalecer y renovar nuestro amor.

Pidiendo a Dios que nuestro amor crezca en conocimiento y acciones justas

Una forma efectiva de evitar que nuestro amor se enfríe en los últimos días es pedir a Dios que nuestro amor crezca en conocimiento y en acciones justas. Debemos clamar a Dios y buscar Su guía y dirección en nuestros esfuerzos por amar a los demás.

Al orar, podemos pedir a Dios que nos ayude a comprender más plenamente Su amor y a experimentarlo en nuestras vidas. También podemos pedirle que nos muestre las áreas en las que necesitamos crecer en nuestro amor y que nos fortalezca y capacite para amar a los demás de manera justa y generosa.

Además de la oración, debemos estar dispuestos a ser obedientemente a Dios y seguir Su voluntad. Esto implica estar dispuestos a amar a aquellos que nos resultan difíciles de amar, perdonar a aquellos que nos han herido y practicar el amor en acción en nuestras vidas diarias.

Conclusión: Manteniendo vivo el amor en los tiempos finales

En los últimos días, el amor de muchos se enfriará debido a la maldad y la influencia negativa que nos rodea. Sin embargo, como creyentes, tenemos la capacidad de resistir el enfriamiento del amor y mantener viva la llama del amor en nuestros corazones.

Para evitar que nuestro amor se enfríe, debemos mantener una relación cercana con Dios, practicar el amor en acción, estar atentos a las influencias negativas, cultivar el fruto del Espíritu y buscar la unidad y la reconciliación entre los creyentes.

Es importante examinarnos a nosotros mismos en busca de signos de enfriamiento del amor y pedir a Dios que nuestro amor crezca en conocimiento y en acciones justas. Al hacerlo, podemos resistir el impacto de la maldad y perseverar en el amor a pesar de las circunstancias difíciles.

En estos tiempos finales, es crucial que mantengamos vivo el amor en nuestros corazones. Que seamos conocidos por nuestro amor y que podamos ser una luz en un mundo oscuro y necesitado de amor. Que, a través de nuestras palabras y acciones, podamos demostrar el amor de Dios y llevar esperanza y sanidad a aquellos que nos rodean.

Foto del avatar

por David Lopez Garcia

Con un entusiasmo desbordante por la profecía, comparto valiosos conocimientos con la comunidad. Mi objetivo es ofrecer perspectivas reveladoras y fomentar la comprensión profética.