La brujería y la hechicería son temas controvertidos que han intrigado y fascinado a las personas a lo largo de la historia. Desde antiguas civilizaciones hasta la actualidad, estas prácticas han sido objeto de múltiples interpretaciones y creencias. Sin embargo, si nos adentramos en las enseñanzas de la Biblia, encontramos una visión clara y contundente sobre la brujería y los hechiceros.

¿Qué dice la Biblia sobre la brujería?

La Biblia aborda el tema de la brujería en varias ocasiones y, en todos los casos, se muestra como una práctica abominable y condenada por Dios. En el Antiguo Testamento, en el libro de Éxodo, encontramos el mandamiento de Dios a su pueblo: «No permitirás que una bruja viva».

En el Nuevo Testamento, en la Carta a los Gálatas, el apóstol Pablo menciona la brujería como una obra de la carne, al lado de otras prácticas pecaminosas como la idolatría y la inmoralidad sexual. Además, en el libro de Apocalipsis, se menciona a los hechiceros como aquellos que recibirán su lugar en el lago de fuego y azufre, es decir, el juicio eterno.

La brujería como práctica condenada por Dios

La brujería es considerada una práctica condenada por Dios debido a su naturaleza pecaminosa y a su relación con entidades malignas. En Deuteronomio 18:10-12, se menciona explícitamente que aquellos que practican la brujería, la hechicería, la magia o la necromancia son abominaciones para Dios.

Tal vez te interesaLa voluntad de Dios frente a las enfermedades: ¿Qué dice la Biblia?La voluntad de Dios frente a las enfermedades: ¿Qué dice la Biblia?

La brujería implica la búsqueda de poder y control sobre eventos y personas a través de prácticas ocultas y pactos con espíritus malignos. La Biblia nos enseña que estos pactos son una afrenta a Dios, ya que Él es el único Dios verdadero y solo a Él debemos adorar y buscar nuestra sabiduría.

La relación entre la brujería y la adoración a Satanás

La brujería está estrechamente relacionada con la adoración a Satanás. Aquellos que se dedican a estas prácticas desvían su adoración y lealtad del Dios verdadero hacia entidades malignas. La Biblia nos muestra que Satanás es el padre de la mentira y busca engañar a los hombres para apartarlos de Dios.

En Efesios 6:12, se nos advierte que nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. La brujería es una manifestación de estas huestes espirituales de maldad y, por lo tanto, es incompatible con una vida cristiana.

Las consecuencias y juicio divino para aquellos que practican la brujería

La Biblia es clara en cuanto a las consecuencias y el juicio divino que acarrea la práctica de la brujería. En Levítico 20:27, se establece que aquellos que sean hechiceros o adivinos deben ser apedreados hasta la muerte. Esta era la forma en la que Dios castigaba este pecado en el Antiguo Testamento.

Tal vez te interesaLas 7 últimas palabras de Jesús en la cruz y su significadoLas 7 últimas palabras de Jesús en la cruz y su significado

En el Nuevo Testamento, en Gálatas 5:19-21, se menciona que aquellos que practican la brujería no heredarán el reino de Dios. Esto indica que, si alguien persiste en esta práctica, no tendrá parte en la vida eterna y se enfrentará al juicio y castigo eterno.

La incompatibilidad de la brujería con la vida cristiana

La brujería y la vida cristiana son completamente incompatibles. La brujería busca obtener poder a través de pactos con entidades malignas, mientras que la vida cristiana se basa en la confianza y dependencia de Dios.

La brujería busca el control y la manipulación de las circunstancias, mientras que el cristianismo enseña la entrega y sujeción a la voluntad de Dios. La brujería busca el conocimiento oculto y la sabiduría terrenal, mientras que el cristianismo enseña la sabiduría y revelación divinas a través de las Escrituras.

En 1 Timoteo 4:1, se menciona que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. La brujería es una de esas doctrinas de demonios que busca alejar a las personas de Dios y sumergirlas en las tinieblas espirituales.

Tal vez te interesaLas bienaventuranzas en la Biblia: un camino hacia la felicidad divinaLas bienaventuranzas en la Biblia: un camino hacia la felicidad divina

La superioridad del poder y la sabiduría de Dios frente a la hechicería

La Biblia nos enseña que el poder y la sabiduría de Dios son infinitamente superiores a cualquier forma de hechicería o brujería. En Isaías 47:12-14, Dios se burla de Babilonia y sus hechiceros, diciendo que ellos serán inútiles para salvarse a sí mismos y a los demás.

En 1 Corintios 1:25, se nos enseña que la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres y la debilidad de Dios es más poderosa que la fuerza de los hombres. Esto nos muestra que nuestra confianza y dependencia deben estar puestas en Dios y no en las prácticas ocultas y engañosas de la brujería.

La visión bíblica sobre la brujería y los hechiceros es clara y contundente. La Biblia condena estas prácticas como pecaminosas y abominables ante los ojos de Dios. La brujería busca el poder y la sabiduría terrenal, mientras que el cristianismo nos invita a buscar la sabiduría y el poder divinos a través de una relación íntima con Dios. Que nuestra vida y nuestras decisiones estén fundadas en la verdad y en la sabiduría de la Palabra de Dios, y no en las prácticas pecaminosas de la brujería.

Foto del avatar

por Carlos Martín Sánchez

En mi papel como ferviente experto en teología, ofrezco valiosos conocimientos a la comunidad. Busco compartir perspectivas iluminadoras y fomentar la comprensión teológica.