¿Por qué Jesús no regresó durante la luna de sangre roja de 2015?

La espera por la segunda venida de Jesús siempre ha generado mucha especulación y debate. Muchos predicadores de profecía han intentado encontrar señales en los eventos del mundo y en los fenómenos naturales para tratar de predecir este acontecimiento tan esperado. Uno de esos fenómenos que ha generado mucha atención en los últimos años son las «lunas de sangre» que ocurrieron en 2014 y 2015. Algunos predicadores creían que estas lunas de sangre eran una señal clara de que Jesús regresaría pronto. Sin embargo, ¿qué dice realmente la Biblia al respecto? ¿Existen pruebas sólidas de que estos eclipses lunares estén relacionados con la segunda venida de Jesús? En este artículo, exploraremos todos estos temas y entenderemos por qué Jesús no regresó durante la luna de sangre roja de 2015.

Contexto de las «lunas de sangre» en 2014 y 2015

En los años 2014 y 2015, se produjo una serie de eclipses lunares que se conocieron como «lunas de sangre». Estos eclipses recibieron este nombre debido al color rojizo que adquiere la Luna durante este fenómeno. Muchos predicadores de profecía consideraron que estas lunas de sangre eran una señal del fin de los tiempos y del regreso de Jesús. Para respaldar esta afirmación, citaron el siguiente pasaje bíblico:

«El sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor; y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas» (Mateo 24:29).

Creencia de algunos predicadores de la relación con la segunda venida de Jesús

Basándose en este versículo y en otros pasajes bíblicos que hablan de señales celestiales, algunos predicadores afirmaron que las «lunas de sangre» eran una confirmación de la segunda venida de Jesús. Argumentaron que la aparición de cuatro eclipses lunares consecutivos, todos ellos coincidiendo con las festividades judías de Pascua y Tabernáculos, era una señal poderosa de que algo importante estaba por suceder.

Tal vez te interesa¿Por qué Jonás intentó ir a Tarsis en lugar de Nínive?¿Por qué Jonás intentó ir a Tarsis en lugar de Nínive?

Eclipses lunares no son raros y no son pruebas de eventos futuros

Aunque la aparición de cuatro eclipses lunares consecutivos puede parecer un evento excepcional, la realidad es que los eclipses lunares no son tan raros. De hecho, ocurren varias veces al año en diferentes partes del mundo. Estos eclipses son el resultado de la alineación del Sol, la Tierra y la Luna, lo que ocasiona que la sombra de la Tierra cubra total o parcialmente la Luna.

Es importante destacar que los eclipses lunares no son eventos sobrenaturales ni tienen un significado profético en sí mismos. Son fenómenos naturales que ocurren debido a la interacción de los cuerpos celestes en nuestro sistema solar. Por lo tanto, no hay pruebas científicas o bíblicas de que estos eclipses lunares estén relacionados con eventos futuros o la segunda venida de Jesús.

Advertencia de la Biblia sobre la incertidumbre de la segunda venida de Jesús

A lo largo de la Biblia, encontramos advertencias sobre la incertidumbre de la segunda venida de Jesús. En Mateo 24:36, Jesús mismo dijo: «Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre». Esta afirmación deja en claro que nadie sabe cuándo ocurrirá la segunda venida de Jesús, ni siquiera los seres celestiales.

Además, en Marcos 13:32, Jesús repite esta misma advertencia: «Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre». Estas palabras de Jesús nos indican que incluso él, como Hijo de Dios, no está al tanto del momento exacto de su regreso.

Tal vez te interesa¿Qué es una sinagoga de Satanás en el Apocalipsis?¿Qué es una sinagoga de Satanás en el Apocalipsis?

La Biblia nos enseña a estar preparados en todo momento para la llegada de Jesús, ya que podemos estar seguros de que sucederá en algún momento, pero no debemos caer en la trampa de intentar predecir el momento exacto basándonos en señales naturales o eventos históricos, como los eclipses lunares.

Conclusión

Las «lunas de sangre» que ocurrieron en 2014 y 2015 no son pruebas sólidas de la segunda venida de Jesús. Aunque algunos predicadores de profecía creían que estos eclipses lunares eran una confirmación de eventos futuros, la verdad es que los eclipses lunares son fenómenos naturales que ocurren regularmente y no tienen un significado profético específico.

La Biblia nos advierte sobre la incertidumbre de la segunda venida de Jesús y nos insta a estar siempre preparados. No debemos caer en la trampa de buscar señales en los eventos naturales o intentar predecir el momento exacto de su regreso. En cambio, debemos vivir nuestras vidas de acuerdo con los principios y enseñanzas de Jesús, mostrando amor y compasión hacia los demás, y viviendo en espera de su venida.

Tal vez te interesa¿Qué significa todos los ojos lo verán en la regreso de Jesús?¿Qué significa todos los ojos lo verán en la regreso de Jesús?