Un evangelista, como bien se mencionó anteriormente, es aquella persona cuyo propósito principal es proclamar y compartir las buenas nuevas del evangelio. No hay nada más importante para un evangelista que ver a las personas encontrar la salvación en Jesucristo. Su labor se enfoca en llevar a las personas al arrepentimiento y a aceptar a Jesucristo como su Salvador personal. A través de la predicación y el testimonio personal, los evangelistas son instrumentos en las manos de Dios para alcanzar a aquellos que todavía no han conocido el amor y la gracia de Dios.

Las funciones de un evangelista

Un evangelista tiene diversas funciones dentro de la fe, todas importantes y necesarias para el cumplimiento del propósito de Dios en la vida de las personas. Algunas de las funciones más destacadas de un evangelista son:

1. Predicar el Evangelio: La principal función de un evangelista es proclamar y predicar el Evangelio a todas las personas que se encuentren en su camino. Esto implica compartir la verdad de la palabra de Dios, enseñando acerca del amor de Dios, el sacrificio de Jesucristo en la cruz y la forma en que una persona puede recibir la salvación a través de la fe en Él.

2. Testimonio personal: Un evangelista también tiene la función de dar testimonio de su propia experiencia con Jesucristo. Esto implica contar a otros cómo Dios ha trabajado en su vida, cómo ha transformado su corazón y cómo ha cambiado su forma de vivir. El testimonio personal tiene un poder único para tocar los corazones de las personas y mostrarles la realidad del amor de Dios.

3. Discipulado y enseñanza: Aunque el énfasis principal del trabajo de un evangelista es llevar a las personas a la fe en Jesucristo, también es importante que una vez que alguien ha aceptado a Cristo, se les enseñe y discipule en los principios y enseñanzas de la palabra de Dios. Los evangelistas pueden desempeñar un papel clave en esto, ayudando a los nuevos creyentes a crecer en su fe y ayudándoles a comenzar su camino de discipulado.

4. Inspirar y motivar a otros: Los evangelistas también tienen la función de inspirar y motivar a otros creyentes a ser valientes en su fe y a compartir el Evangelio con los demás. A través de su ejemplo y su apoyo, pueden animar a otros a salir de su zona de confort y a ser testigos audaces de Jesucristo en sus propias vidas.

El propósito de un evangelista en la fe

El propósito de un evangelista en la fe es doble. Por un lado, su propósito es alcanzar a aquellos que todavía no conocen a Jesucristo y llevarlos a la salvación. Por otro lado, su propósito también es edificar y fortalecer a la iglesia, animando a los creyentes a ser testigos fieles de Jesús y a seguir creciendo en su fe.

El propósito de un evangelista es cumplir el mandato de Jesús de ir y hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19). Este mandato es un llamado para que todos los creyentes estén comprometidos en la expansión del reino de Dios y en la difusión del Evangelio a todas las personas.

El rol de Felipe como ejemplo de un evangelista

Para comprender mejor lo que significa ser un evangelista y cuál es su rol en la fe, podemos mirar el ejemplo de Felipe en el Nuevo Testamento. Felipe fue uno de los siete diáconos que fueron elegidos por la iglesia primitiva para atender las necesidades prácticas de los creyentes. Sin embargo, su ministerio se extendió más allá de esto y se convirtió en un ejemplo de un evangelista fiel y dedicado.

En Hechos 8, vemos a Felipe llevando el Evangelio a la región de Samaria. Él predicaba, enseñaba y realizaba señales y milagros que confirmaban el mensaje que estaba proclamando. Muchos en Samaria creyeron y fueron bautizados, experimentando la transformación de sus vidas a través del poder del Evangelio.

Más adelante, Felipe tuvo un encuentro divinamente ordenado con un eunuco etíope que estaba leyendo las Escrituras mientras viajaba en su carro. Felipe se acercó al carro y le explicó el significado de lo que estaba leyendo, revelándole el mensaje del Evangelio y llevándolo a aceptar a Jesucristo como su Salvador. Este encuentro muestra la importancia de los evangelistas en llevar el mensaje de salvación incluso a aquellos que están lejos o no tienen acceso directo a la palabra de Dios.

La vida y el ministerio de Felipe nos muestran que los evangelistas son vitales para difundir el Evangelio y llevar a las personas a la fe en Jesucristo. Su pasión, dedicación y obediencia al llamado de Dios son ejemplos a seguir para todos los creyentes.

La importancia del ministerio de los evangelistas en la iglesia

El ministerio de los evangelistas es de vital importancia para la iglesia y la expansión del reino de Dios. A través de su trabajo, nuevos creyentes son llevados a la fe y las personas son confrontadas con la verdad del Evangelio. Algunos de los aspectos más importantes de la importancia del ministerio de los evangelistas incluyen:

1. Alcance a las personas no alcanzadas: Los evangelistas tienen el don y la pasión de alcanzar a aquellos que todavía no conocen la verdad del Evangelio. Muchas veces, ellos son los únicos que están dispuestos a ir a los lugares más lejanos y difíciles para transmitir el mensaje de salvación. Su labor es crucial para llegar a aquellos que de otra manera no tendrían acceso al Evangelio.

2. Fortalecimiento de la iglesia: Los evangelistas también desempeñan un papel importante en el fortalecimiento de la iglesia. A través de su predicación y enseñanza, inspiran y motivan a los creyentes a no solo quedarse en su zona de confort, sino a salir y ser testigos de Jesucristo en su entorno. Son un recordatorio constante de la importancia de compartir el Evangelio con los demás y de vivir en conformidad con los mandamientos de Dios.

3. Inspiración y motivación: Los evangelistas son una inspiración y motivación para todos los creyentes. A través de su ejemplo de valentía y dedicación, animan a otros a estar dispuestos a salir de su comodidad y a llevar el Evangelio a aquellos a su alrededor. Son una voz de aliento y estímulo para seguir viviendo una vida centrada en Cristo y para cumplir el llamado de Dios en sus vidas.

4. Expansión del reino de Dios: Finalmente, los evangelistas desempeñan un papel vital en la expansión del reino de Dios. A medida que proclaman el Evangelio y las personas responden a él, el reino de Dios se expande y más y más personas son añadidas a la familia de Dios. Su labor contribuye al cumplimiento de la Gran Comisión de Jesús y al avance de la causa de Cristo en el mundo.

El llamado a ser un evangelista

El llamado a ser un evangelista es un llamado divino y personal que proviene de Dios mismo. No es algo que uno elige por sí mismo, sino que es Dios quien elige y llama a las personas a esta labor. El llamado a ser un evangelista implica una profunda pasión por las almas perdidas y un deseo de ver a las personas llegar a la fe en Jesucristo.

Si alguien siente el llamado a ser un evangelista, es importante buscar confirmación y dirección de Dios. Esto puede ser a través de la oración, buscando consejo de líderes espirituales sabios y siendo fiel a las oportunidades que se presentan para compartir el Evangelio. Es fundamental también estudiar y meditar en la palabra de Dios, para así estar preparados y capacitados para llevar el mensaje de salvación de manera efectiva.

Es importante tener en cuenta que no todos son llamados a ser evangelistas a tiempo completo. El llamado de Dios puede manifestarse en diferentes formas y en diferentes momentos de la vida de una persona. Algunos pueden ser llamados a ser evangelistas en su lugar de trabajo, en su comunidad o en su familia. Lo más importante es estar dispuesto a ser utilizado por Dios y a responder a su llamado cuando se presente.

La capacitación necesaria para ser un evangelista eficaz

Para ser un evangelista eficaz, es importante buscar una adecuada capacitación y preparación. Aunque el llamado viene de Dios, es necesario adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para llevar a cabo la tarea de manera eficiente y efectiva. Algunas formas de capacitación para ser un evangelista incluyen:

1. Estudio de la Palabra de Dios: Es fundamental tener un sólido conocimiento de la palabra de Dios para poder compartir el Evangelio de manera precisa y efectiva. Esto implica estudiar y meditar en las Escrituras, conocer las enseñanzas de Jesucristo y los apóstoles, y comprender la teología y los principios fundamentales de la fe cristiana.

2. Formación teológica: Obtener una formación teológica a través de cursos, seminarios o instituciones teológicas puede ser de gran ayuda para adquirir una base sólida en la doctrina y la teología cristiana. Esto permitirá a los evangelistas tener una comprensión más profunda de la fe y responder mejor a las preguntas y objeciones que puedan surgir durante su labor.

3. Desarrollo de habilidades de comunicación: Las habilidades de comunicación son esenciales para un evangelista. Esto implica aprender a expresarse claramente, a adaptarse al auditorio y a transmitir el mensaje del Evangelio de manera efectiva. Desarrollar habilidades de comunicación puede incluir aprender a predicar, a enseñar y a dialogar de manera convincente y respetuosa.

4. Práctica y experiencia: La práctica y la experiencia son fundamentales para desarrollar el ministerio de un evangelista. Esto implica estar dispuesto a compartir el Evangelio en diferentes situaciones y contextos, aprender de los errores y recibir retroalimentación constructiva, y estar abierto a crecer y mejorar en la labor evangelística.

El impacto de los evangelistas en la expansión del evangelio

El impacto de los evangelistas en la expansión del Evangelio es incalculable. A lo largo de la historia de la Iglesia, los evangelistas han sido instrumentos utilizados por Dios para alcanzar a millones de personas en todo el mundo. Su labor ha llevado a muchas personas a la fe en Jesucristo y ha contribuido al crecimiento y la expansión de la Iglesia.

Los evangelistas han sido clave en momentos clave de la historia, como el avivamiento de los primeros siglos, la Reforma Protestante y los movimientos de avivamiento del siglo XIX y XX. A través de su predicación y enseñanza, muchas personas han sido confrontadas con la verdad del Evangelio y han experimentado la transformación de sus vidas.

En la actualidad, los evangelistas continúan desempeñando un papel vital en la expansión del reino de Dios. A medida que viajan, predican, enseñan y realizan señales y milagros, están llevando el mensaje de salvación a personas de todas las naciones y culturas. Su labor trasciende las barreras geográficas y culturales, y tiene el potencial de transformar vidas en todas partes.

Cómo apoyar y animar a los evangelistas en su labor

Apoyar y animar a los evangelistas en su labor es de vital importancia. Al igual que cualquier otro ministerio, los evangelistas necesitan el apoyo y el ánimo de la Iglesia y los creyentes para continuar en su tarea. Algunas formas de apoyar y animar a los evangelistas incluyen:

1. Oración: La oración es la forma más poderosa de apoyar a los evangelistas. Rogar a Dios por su protección, sabiduría y dirección mientras llevan el Evangelio a otros es fundamental. También se puede orar por las personas a las cuales están ministrando, para que puedan recibir el mensaje de salvación y ser transformadas por el poder de Dios.

2. Compañerismo y aliento: Brindar compañerismo y aliento a los evangelistas es de suma importancia. Esto implica estar dispuestos a escuchar sus experiencias, a ofrecer palabras de aliento y a compartir las cargas que llevan. Ellos enfrentan desafíos y dificultades en su labor, por lo que es fundamental que sientan el apoyo y la solidaridad de la iglesia y los creyentes.

3. Apoyo financiero: Muchos evangelistas dependen del apoyo financiero de la Iglesia y los creyentes para poder realizar su labor. Ya sea a través de ofrendas regulares o donaciones especiales, brindar apoyo financiero a los evangelistas es una forma práctica de ayudarles en su labor y asegurar que puedan cumplir con el llamado de Dios.

4. Participación en eventos y actividades: Participar en eventos y actividades organizadas por evangelistas es otra forma de apoyarles. Esto implica asistir a conferencias y seminarios, invitar a otros a escuchar su predicación y estar dispuestos a colaborar en la organización y promoción de sus eventos.

Conclusiones

Un evangelista es aquel que predica y comparte las buenas nuevas del Evangelio. Su objetivo principal es llevar a las personas al arrepentimiento y a aceptar a Jesucristo como Salvador. A través de la predicación, el testimonio personal y la enseñanza, los evangelistas son instrumentos en las manos de Dios para alcanzar a aquellos que todavía no han conocido la gracia y el amor de Dios.

El ministerio de los evangelistas es esencial para la iglesia y para la expansión del reino de Dios. A través de su labor, muchos han sido llevados a la fe en Jesucristo y han experimentado una transformación en sus vidas. Los evangelistas desempeñan un papel vital en llegar a las personas no alcanzadas, fortalecer a la iglesia y expandir el reino de Dios en todo el mundo.

Si alguien siente el llamado a ser un evangelista, es importante buscar confirmación y dirección de Dios, así como capacitación y preparación adecuadas. Estudiar la Palabra de Dios, recibir formación teológica, desarrollar habilidades de comunicación y obtener experiencia práctica son fundamentales para ser un evangelista eficaz.

Finalmente, es importante apoyar y animar a los evangelistas en su labor. A través de la oración, el compañerismo, el apoyo financiero y la participación en sus eventos, podemos ser una fuente de ánimo y fortaleza para aquellos que están dedicados a difundir el Evangelio.

Ser un evangelista es un llamado noble y valioso. Si todos los creyentes en Jesucristo se comprometieran a compartir el Evangelio y a llevar a las personas a la fe en Él, el mundo sería transformado por el poder del Evangelio. Como dice la palabra de Dios en Romanos 10:14-15: «¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!» Encomendemos a los evangelistas en nuestras oraciones y trabajemos junto a ellos en la expansión del reino de Dios.

Foto del avatar

por Diego Rodriguez Merlo

Se destaca como un apasionado escritor de posts sobre la Biblia. Su profundo interés por la espiritualidad y la teología le llevó a compartir valiosas reflexiones en plataformas digitales. Graduado en Literatura, combina su amor por la palabra escrita con su devoción por la Biblia. Busca iluminar y inspirar a sus seguidores, ofreciendo interpretaciones perspicaces y perspectivas personales sobre los textos sagrados.