¿Qué significa que uno será llevado y el otro quedará? (Mateo 24:40)

Mateo 24:40 y Lucas 17:34 son pasajes bíblicos que han generado mucha controversia e interpretaciones variadas. En estos versículos, Jesús habla de una situación en la que una persona será llevada y la otra será dejada atrás. Estas palabras de Jesús se encuentran dentro de un contexto más amplio en el que habla sobre los acontecimientos que precederán a su segunda venida y al juicio final. En este artículo, exploraremos el significado de ser «llevado» y «quedarse» en estos pasajes, su interpretación teológica y su relación con la segunda venida de Jesús.

Contexto bíblico de Mateo 24:40 y Lucas 17:34

El contexto de Mateo 24:40 y Lucas 17:34 se encuentra en el discurso de Jesús conocido como el Discurso del Monte de los Olivos. En este discurso, Jesús responde a las preguntas de sus discípulos sobre el futuro y los eventos que precederían a su venida y al fin de los tiempos. Jesús les advierte sobre falsos mesías, guerras, hambre, terremotos y persecuciones que ocurrirán antes de su regreso.

En Mateo 24:40, Jesús dice: «Entonces, estarán dos en el campo; uno será llevado y otro será dejado». Lucas 17:34 presenta una versión similar de estas palabras: «En aquella noche habrá dos en una cama; uno será llevado y el otro será dejado». Estos pasajes parecen indicar una separación entre las personas en el momento de la venida de Jesús.

Análisis del texto: ¿Qué significa ser «llevado» y «quedarse»?

La frase «uno será llevado y otro será dejado» ha sido objeto de diversas interpretaciones. Algunos creen que ser «llevado» implica ser arrebatado o llevado por Jesús a un lugar de seguridad, mientras que ser «dejado» significa ser dejado atrás para enfrentar el juicio y la destrucción.

Tal vez te interesa¿Qué significa robar a Dios? El significado de Malaquías 3:8¿Qué significa robar a Dios? El significado de Malaquías 3:8

Sin embargo, esta visión no parece concordar con el contexto y la enseñanza de Jesús en otros pasajes de las Escrituras. Jesús habla en varias ocasiones sobre la importancia de estar preparados para su venida y el juicio final. Es más probable que la frase «uno será llevado y otro será dejado» se refiera a la separación entre justos y malvados en el momento del juicio final.

Interpretación teológica de la frase

Desde una perspectiva teológica, la frase «uno será llevado y otro será dejado» puede entenderse como una referencia al juicio final en el que Jesús separará a los justos de los malvados. A través de estas palabras, Jesús está advirtiendo a sus seguidores sobre la importancia de vivir una vida justa y estar preparados para el día de su venida.

Según esta interpretación, aquellos que son «llevados» serán los malvados, que serán llevados para enfrentar el juicio y la destrucción. Por otro lado, los que son «dejados» serán los justos, que serán dejados para entrar en el reino mesiánico y disfrutar de la vida eterna.

Relación con la segunda venida de Jesús

La frase «uno será llevado y otro será dejado» tiene una estrecha relación con la segunda venida de Jesús. Jesús habla en repetidas ocasiones sobre su regreso y el juicio final que acompañará a su venida. Estas palabras son una advertencia para que sus seguidores estén preparados y vivan una vida justa.

Tal vez te interesa¿Qué significa servir a Mammon? Descubre su significado y origen¿Qué significa servir a Mammon? Descubre su significado y origen

En Mateo 24:42, Jesús dice: «Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor». Este versículo refuerza la idea de que los seguidores de Jesús deben estar alerta y preparados para su venida, ya que no saben cuándo ocurrirá. Ser «llevado» o «quedarse» dependerá de si se ha vivido una vida justa y se ha aceptado a Jesús como Salvador.

Aclarando la diferencia con el arrebatamiento de la Iglesia

Es importante distinguir la frase «uno será llevado y otro será dejado» de la enseñanza del arrebatamiento de la Iglesia. El arrebatamiento de la Iglesia es una creencia teológica que sostiene que antes de la tribulación y del juicio final, los creyentes serán llevados por Jesús al cielo para evitar los eventos catastróficos que ocurrirán en la tierra.

A diferencia de la frase en Mateo 24:40 y Lucas 17:34, que habla del juicio final y la separación entre justos y malvados, el concepto del arrebatamiento de la Iglesia se basa en la idea de un rapto previo al juicio. El arrebatamiento de la Iglesia no está directamente relacionado con la frase de Jesús en estos pasajes.

Importancia de estar preparados para el juicio de Jesús

La frase «uno será llevado y otro será dejado» nos recuerda la importancia de estar preparados para el juicio de Jesús. Jesús nos insta a estar alerta y vivir una vida justa, ya que no sabemos cuándo será su venida y el juicio final.

Tal vez te interesa¿Qué significa un novio de sangre en Éxodo 4:25?¿Qué significa un novio de sangre en Éxodo 4:25?

La preparación para el juicio implica tener una relación personal con Jesús, aceptarlo como Salvador y vivir de acuerdo con sus enseñanzas. Esto implica amar a Dios y amar al prójimo, vivir en obediencia a sus mandamientos y buscar su voluntad en todas las áreas de nuestra vida.

Además, la preparación para el juicio implica vivir una vida llena de fe y confianza en Dios. Significa confiar en que Jesús cumplirá sus promesas de salvación y vida eterna para aquellos que le siguen.

Perspectiva del juicio como separación entre justos y malvados

La frase «uno será llevado y otro será dejado» nos muestra la perspectiva del juicio como una separación entre justos y malvados. En el juicio final, Jesús separará a aquellos que han vivido una vida justa y han aceptado su salvación de aquellos que han rechazado su oferta de redención.

Los que son «llevados» serán aquellos que han seguido un camino de maldad y rechazado a Jesús. Serán llevados para enfrentar el juicio y la destrucción. Por otro lado, los que son «dejados» serán aquellos que han vivido una vida justa, han aceptado a Jesús como Salvador y serán dejados para entrar en el reino eterno.

Esta perspectiva del juicio nos invita a reflexionar sobre nuestras acciones y decisiones en esta vida. Nos desafía a vivir de manera justa y a buscar continuamente la voluntad de Dios en nuestras vidas.

Conclusión: Reflexiones finales sobre el significado de ser «llevado» y «quedarse» en Mateo 24:40

Las palabras de Jesús en Mateo 24:40 y Lucas 17:34 nos enseñan sobre la importancia de estar preparados para su venida y el juicio final. Ser «llevado» y «quedarse» se refiere a la separación entre justos y malvados en el momento del juicio.

Es vital vivir una vida justa y aceptar a Jesús como Salvador para poder entrar en el reino eterno. Estemos atentos y preparados para el día en que Jesús regrese y nos someta a juicio, confiando en que aquellos que le siguen serán «dejados» para disfrutar de la vida eterna mientras que los malvados serán «llevados» para enfrentar la destrucción.